La propaganda comunista de The Almanac Singers

Posted on julio 26, 2009

0


La Gran Depresión tuvo por lo menos un efecto no catastrófico en la sociedad estadounidense: despertó la conciencia de clase en un pueblo de tradición profundamente liberal. El período posterior a la crisis coincidió con un auge de las corrientes políticas de izquierda y principalmente del comunismo identificado con Stalin. Durante pocos años, el partido socialista estadounidense conquistó algunos escaños en la cámara de representantes y recibió amplio apoyo, por lo menos a nivel local. Este auge del socialismo (y poco después del comunismo) fue posible en gran medida al apoyo que recibió de un sector del movimiento laborista. Los intelectuales estadounidenses de izquierda vieron en los sindicatos un perfecto caldo de cultivo para las ideas marxistas e intentaron por todos los medios acercarse a ellos. Uno de los mecanismos empleados fue la utilización de la música popular para la transmisión de ideales de izquierda, en la que algunos cantantes folk, como The Almanac Singers, jugaron un papel primordial. Durante poco más de dos años, este grupo de folk cuyo miembro más conocido fue Woody Guthrie, recorrió la unión americana amenizando reuniones sindicales y sirviendo de propaganda al partido comunista.

Sin embargo, ni el Partido Socialista Estadounidense (o su escisión comunista posterior), ni The Almanac Singers tuvieron éxito en su empresa. A pesar de que durante lo que algunos historiadores han llamado la Década Roja, la izquierda en E.U. tuvo un éxito moderado, nunca logró colocarse como una fuerza política con presencia importante a nivel federal. Mucho antes de que el macarthismo hiciera su aparición, la izquierda radical estadounidense tuvo un rápido auge y ocaso.

A continuación se aborda brevemente el proceso del radicalismo político en E.U. a través de la historia de The Almanac Singers, inscribiendo las razones de su fracaso como grupo de folk, en la narración más amplia del fracaso del socialismo/comunismo estadounidense. Por razones de economía, se reducirá el espectro de corrientes ideológicas de izquierda al término general de radicalismo político de izquierda, con el que se pretende abarcar todas las expresiones disidentes.

La historia de The Almanac Singers

A pesar de que The Almanac Singers hicieron un gran esfuerzo por que se les considerara como un colectivo igualitario, en el que ninguno de sus miembros tenía derecho a un reconocimiento especial, puede decirse que la carrera del grupo sigue los pasos de dos de sus miembros más conocidos; Peter Seeger y Woody Guthrie.

La historia de la agrupación comenzó cuando Seeger, un estudiante de Harvard, perdió la beca con la que lograba pagar la universidad por estar muy involucrado en actividades de corte social. Imposibilitado para seguir con sus estudios y mucho más interesado en llevar la vida de un músico errante, Seeger decidió viajar por el territorio norteamericano con la expresa intención de absorber el espíritu de la música Folk. En medio de su peregrinar, conoció a Woody Guthrie, que casualmente se había propuesto la misma misión cultural. En 1940, ya instalados en Nueva York, reclutaron a otro desertor universitario, Lee Hay, y comenzaron a presentarse en el bohemio barrio de Greenwich Village bajo el nombre de The Almanac Singers. Su repertorio incluía todas las canciones aprendidas durante sus viajes por el Estados Unidos profundo -principalmente a trabajadores negros y pequeños propietarios blancos- así como algunas composiciones originales.

Entre 1940 y 1942 The Almanac Singers se dedicaron a viajar nuevamente por la unión americana y parte de México, musicalizando las reuniones sindicales y funcionando como grupo de propaganda para el Partido Comunista Estadounidense. El comienzo de la Segunda Guerra Mundial les trajo, en principio, un éxito rotundo debido a la clara orientación antifascista de sus canciones (como Round and round Hitler’s grave), que fueron utilizadas en varias ocasiones por la radio estadounidense para abrir y cerrar los reportes noticiosos sobre el desenvolvimiento del conflicto. La publicación de su álbum Dear Mr. President, lleno de canciones de guerra en repudio a Hitler y Mussolini, permitió que la audiencia de The Almanac Singers cambiara de ser exclusiva de un sector de intelectuales radicales, a popularizarse entre la sociedad norteamericana.

Sin embargo, el éxito comercial y político del grupo fue fugaz. Y es que antes de ser sindicalistas y laboristas, The Almanac Singers eran comunistas, lo cual les trajo problemas con el Estado y la opinión pública, quienes a partir de 1942 empezaron a tacharlos de tener intereses contrarios a los del pueblo norteamericano. Pero por otro lado, también tuvieron problemas con la dirigencia del Partido Comunista, (del que extrañamente ninguno era miembro), debido a que, incluso antes de ser comunistas, Guthrie y Seeger eran artistas con almas libres.

En febrero de 1942 un columnista del New York Post inició una escalada mediática en contra de The Almanac Singers, provocando durante los meses siguientes que varios medios y voceros de la derecha estadounidense los tacharan de ser ideológicamente peligrosos. El origen de la crítica fue que Guthrie y Seeger habían comenzado manifestándose contra la intervención de E.U. en la guerra, pero cambiaron su discurso después de la invasión alemana a Rusia. Según los propios artistas el cambio obedeció a que no habían podido permanecer impasibles ante el avance mundial del fascismo. Sin embargo, los conservadores estadounidenses sostenían que el abandono del pacifismo de los Almanac Singers obedecía a su completa identificación con el régimen estalinista, que antes de 1941 intentaba evitar a toda costa que Estados Unidos se involucrara en la Guerra, consintiendo con su intervención posteriormente. A la crítica se sumaron intelectuales que cuestionaban el valor cultural del grupo, afirmando que más que verdaderos representantes de la música folk estadounidense, los Alamanc eran simples propagandistas.

A final de 1942 el grupo se disolvió. Guthrie y Seeger fueron reclutados por el Ejército y participaron brevemente en la guerra cuando esta se acercaba a su final. Después de regresar a su país, ambos formaron de manera individual otros grupos de folk en los que retomaron hasta cierto punto su discurso radical. Seeger incuso continuó su colaboración con el Partido Comunista formando parte del grupo People’s Songs, organización integrada en la estructura del Partido y dependiente de su Club Musical.

Aunque ambos músicos tuvieron éxito como artistas con sus carreras posteriores, jamás volvieron a tener tanta influencia política como cuando se presentaron como The Almanac Singers. Guthrie murió en 1967 y Seeger continúa activo políticamente a sus 90 años desde su residencia en Nueva York.

The Almanac Singers y su relación con el partido comunista

A lo largo de la historia de los movimientos sociales, la música ha sido utilizada como herramienta para lograr la transmisión de los ideales políticos de un grupo o facilitar su integración. Los partidos comunistas en concreto, tienen una fuerte tradición de mass singing que se ha hecho presente en todos los momentos clave de su existencia.

Sin embargo, la persecución política a la que fue sometido el Partido Comunista Estadounidense desde su constitución oficial en 1923, evitó que la organización desarrollara expresiones artísticas propias. La mayoría de las canciones que entonaba en sus movilizaciones políticas (en caso de que entonara alguna) eran las heredadas por los Partidos Europeos, o las inventadas por los soldados estadounidenses que pelearon en la Primera Guerra Mundial.

Los radicales estadounidenses se tardaron casi una década en producir su propia música de protesta. Pero una vez que el Partido pudo consolidar su presencia al interior de las sociedad estadounidense (durante la llamada Década Roja) y tomando como base las ideas marxistas de que las expresiones artísticas también obedecen a las divisiones de clase, se empeñó en buscar la verdadera música del pueblo, que estuviera en franca oposición con las expresiones burguesas que acaparaban los medios entre 1930 y 1940; principalmente Sinatra, Crosby y Miller. Durante la década de los treinta, la Liga Musical de los Trabajadores intentó desarrollar canciones con conciencia de clase para que fueran entonadas por los militantes del Partido Comunista durante las reuniones. Pero debido a que la Liga estaba compuesta en su mayoría por compositores educados en la música clásica, sus obras tuvieron éxito sólo entre los partidarios más educados.

En la primera etapa de la búsqueda por una expresión artística que se identificara plenamente con los ideales del Partido, el género Folk jamás fue contemplado como una opción, debido a que la gente no veía cómo era posible que la música tradicional tuviera alguna relación con las expresiones de protesta. Sin embargo, cuando los radicales de izquierda notaron que era más fácil que los proletarios analfabetas obtuvieran información de las canciones que cantaban mientras trabajaban, que de panfletos o los periódicos oficiales del Partido, el rechazo se transformó en aceptación, por lo menos por parte de un sector del movimiento.

El folk se volvió, entonces, el lenguaje de la propaganda del Partido Comunista y el primer grupo que tomó la misión de esparcir el pensamiento radical mediante la música fue The Almanac Singers. Ellos se veían a sí mismos no como un grupo de música, sino como organizadores de los eventos conducidos por el partido. Su papel era el de estimular el entusiasmo de los trabajadores durante las reuniones sindicales o las manifestaciones antifacistas que se multiplicaron durante la guerra. El éxito que el grupo tuvo entre 1940 y 1942 pareció comprobar que el Folk era la música del pueblo. Se trataba un género radicalmente diferenciado de las tradiciones burguesas, que además tenía su origen en la cultura asociada con las clases bajas rurales. Las canciones populares producidas por los trabajadores del campo y rescatadas por los Almanac Singers (sumadas a las creaciones originales de Guthrie y Seeger), contenían temas relacionados directamente con la vida diaria de los sectores de la población que el Partido pretendía atraer.

A pesar de la extraordinaria difusión que las ideas comunistas obtuvieron del éxito de The Almanac Singers, no todos los miembros del Partido estaban seguros de que su música fuera la herramienta correcta, sobre todo por el hecho de que los trabajadores urbanos se sentían poco identificados con la temática y estilo característicos de las zonas rurales. En este sentido, Guthrie y sus colegas sufrieron mucho por la falta de apoyo del Partido, cuyos integrantes estaban más interesados en los aspectos burocráticos de la administración interior. Además, en varias ocasiones el espíritu libre de los artistas hacía incluso enojar a los dogmáticos líderes.

Con la desaparición del grupo después de los ataques mediáticos de los que fueron objeto, el Partido se cuestionó bastante sobre la necesidad de un organismo de propaganda cultural musical. Sin embargo terminó por aceptar que le era necesario y brindó su apoyo a la nueva organización creada por Peter Seeger, People’s Songs. Debido al proceso de institucionalización del que fue objeto el nuevo grupo de Seeger (dependía del Club Musical del Partido), este no tuvo tanto éxito como The Almanac Singers y fue abandonado por su líder en 1948, después de que aquél entrara en conflicto con la dirigencia del Partido por ser considerado poco ortodoxo.

Las razones del fracaso

Generalmente se acepta como razón del fin de The Almanac Singers el enrolamiento de Guthrie y Seeger en el ejército estadounidense y el rechazo que recibieron por parte de los medios de comunicación después de 1942. Sin embargo, la debacle del grupo también puede ser entendida como parte del fracaso general del radicalismo político de izquierda en E.U.

En su trabajo titulado Why is there no socialism in the United States, Eric Foner sugiere varias causas probables por las que el socialismo y el comunismo no pudieron triunfar en Estados Unidos,[1] a pesar de ser una de las naciones con mayor cantidad de trabajadores. En los siguientes párrafos se retoman algunas de las que pueden explicar también el fracaso de The Almanac Singers.

a) El fracaso del radicalismo de izquierda puede explicarse a partir del éxito rotundo del capitalismo estadounidense. La situación económica de los trabajadores estadounidenses era mucho mejor que la de cualquier obrero europeo, de hecho, es generalmente aceptado que la distancia entre el nivel de vida los trabajadores y la clase media en Estados Unidos era en esa época bastante pequeña. En este sentido, algunos de los ideales comunistas a los que apelaban The Almanac Singers (lucha de clases, abolición de la propiedad privada) estaban ausentes del imaginario de los trabajadores a los que pretendían atraer. Los obreros se sentían mucho más identificados con expresiones apolíticas como las de Sinatra, que con las apoyadas por el Partido Comunista.

b) El radicalismo fue eliminado por el surgimiento de la cultura de masas, los medios masivos de comunicación y el consumismo, que dieron forma a las aspiraciones de los trabajadores, alejándolos de los ideales disidentes. ¨Por lo tanto era realmente difícil que los postulados comunistas hicieran frente a la construcción del american way of life y su intrínseco consumismo, que resultaba mucho más atractivo para todos los sectores sociales. Con respecto a la cultura de masas, es claro que The Almanac Singers sufrieron en carne propia toda la fuerza de la que son capaces los medios de comunicación. Como se mencionó anteriormente, una de las principales razones de su fracaso fue la crítica demoledora que sufrieron por parte de los periódicos. El Partido Comunista sufrió ataques idénticos, que culminaron en la década de los 50 con la política macarthista.

c) Las características poco homogéneas del proletariado estadounidense evitaron la plena identificación de todos los trabajadores con un solo grupo político. No importa de qué sector se tratara, proletarios urbanos o campesinos, la composición heterogénea provocada por las diferentes nacionalidades u orientación política de los trabajadores era un hecho, aún más si se considera el hecho de que los obreros negros fueron excluidos durante mucho tiempo de los sindicatos y de la vida política en general. El surgimiento de una sola conciencia de clase hubiera sido una exigencia demasiado grande, cosa que ni el Partido ni The Almanac Singers tuvieron en cuenta plenamente. Mientras que el Partido centró su atención en los obreros urbanos, Guthrie y sus compañeros retomaron las expresiones culturales provenientes de las zonas rurales. Por lo tanto, nunca fue posible que un solo grupo político lograra concentrar los intereses de todos los sectores.

d) Tanto el Partido como The Almanac Singers estaban demasiado identificados con la URSS, lo cual no fue del todo aceptado en un país que tiene como uno de sus presupuestos políticos a la Doctrina Monroe. Uno de los aspectos que más se le criticaron a The Almanac Singers fue su cambio radical de ideología siguiendo las decisiones políticas de Rusia, sobre todo cuando pasaron de manifestarse contra la Segunda Guerra mundial, a apoyar fervientemente la entrada de E.U.en la guerra después de la invasión de Alemania a Rusia. La ideología radical de Seeger y Guthrie no encontraba reflejo en las creencias del hombre común estadounidense, mucho más identificado con Locke que con Marx. Incluso el estilo de vida de los Almanac estaba demasiado lejos de las aspiraciones de los trabajadores estadounidenses, mientras los primeros promocionaban la austeridad, lo bohemio y el internacionalismo, los obreros aspiraban al éxito económico y en general el estilo de vida que tendría su auge después de la guerra y hasta 1973, lleno de comodidades y consumo.

e) Durante el final de la década de los 30 y la primera mitad de los 40, la cultura folk se convirtió en el medio perfecto para retratar la lucha de clases, construyéndose como un movimiento artístico que se encontraba en las antípodas de todo lo que produjo el sistema capitalista, desafiándolo. En cierto sentido, los músicos que formaron parte de The Almanac Singers se situaron en una posición ideológica mucho más radical que la del resto del movimiento comunista, lo cual provocó que en algunas ocasiones ambas partes entraran en conflicto. Este conflicto se reprodujo en el resto de los componentes del Partido Comunista, lo cual también puede explicar, en parte las razones de su fracaso.

Conclusiones.

La pregunta por las razones del fracaso del radicalismo político de izquierda en Estados Unidos, principalmente de las corrientes socialistas y comunistas, lleva implícito el presupuesto teórico de que el sistema capitalista produce necesariamente una reacción disidente por parte de los obreros contra los capitalistas. El proceso de los radicalismos de izquierda en E.U. plantea un desafío severo a la idea de que tales sucesos tengan una relación causal necesaria.

Aunque la propaganda comunista de The Almanac Singers haya tenido un éxito moderado entre la sociedad estadounidense, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial, algunas de sus características específicas hicieron imposible que los ideales radicales tuvieran un mayor alcance. Las letras de Seeger y Guthrie lograban movilizar las convicciones políticas de algunos de los sectores de trabajadores, pero no de todos. Probablemente esto no se debió tanto a una falla por parte de la propaganda comunista, sino debido a que sólo recientemente el mundo ha conocido una sociedad más heterogénea que la que existía en Estados Unidos durante esa época.

Bibliografía

Blair, T. (2003). Pete Seeger: Folk Singer and Songwriter Retrieved 26 de Julio, 2009, from http://www.harvardsquarelibrary.org/unitarians/seeger.html

Denisoff, S. R. (1969). Folk Music and the American Left: A Generational-Ideological Comparison. The British Journal of Sociology, 20, No. 4 (Diciembre), 427-442.

Denisoff, S. R. (1970). “Take it Easy, but Take It”: The Almanac Singers. The Journal of African American Folklore, 83(327, Enero Marzo), 21-32.

Foner, E. (1984). Why is There No Socialism in the United States. History Workshop(17, Primavera), 57 – 80.

Reuss, R. A. (1975). American Folksons and Left-Wing Politics: 1935-56. Journal of the Folklore Institute, 12 (2/3), 89 -111.


[1] Foner intenta revisar cuáles de las causas sugeridas por Werner Sombart durante 1906, en un trabajo con el mismo nombre, permanecen vigentes.

Anuncios
Posted in: Ensayos libres