Jay Gould VS Kropotkin (StoneCold)

Posted on septiembre 9, 2008

3


He sido golpeado por el destino varias ocasiones durante las últimas semanas, la más fuerte cuando me vi obligado a entrarle al juego de la oca apostando una parte de mi futuro y unos papeles que respaldan mi educación. Pero eso lo contaré luego cuando le halle el lado gracioso y me deje de parecer sólo una mentada de madre divina.

Aparte de eso hoy me cayó un libro en la cabeza, “Brontosaurus y la Nalga del Ministro”, de Stephen Jay Gould, como de medio kilo y 300 páginas de divulgación científica Seinfeld-style. En ese libro, el gordito Gould (que es un eructito y reducto socialista yanqui) ensaya (de ensayo literario conjugado en la segunda persona del singular) sobre historia de la ciencia metiendo dos que tres chascarrillos en medio para hacerlo apto para las mentes imberbes que no soportamos “Science” o “Nature“, o de plano “Muy interesante”.

Y da la casualidad de que dicho libro trae un ensayo bastante interesante relacionado con mis crecientes convicciones ideológicas “Kropotkin no era ningún chiflado”, en donde Jay Gould pseudo-defiende al camarada (jejeje) Piotr de los embates de los satánicos evolucionistas Malthusianos. Y digo pseudo-defiende porque terminándo de leer el ensayo uno queda con la sensación de que Jay Gould sólo le da palmaditas en la cabeza a Kropotkin, ya, ya, tienes razón a tu manera, sólo eres un poco idealista queridito.

La tesis principal (que Jay Gould toma de un artículo que estoy en proceso de conseguir, «Darwin’s Malthusian metaphor and Russian evolutionary thought, 1859-1917») es que Darwin llegó a la conclusión de que las especies pelean entre sí, porque se fue a sentar a mirar tortugas a la isla mas retacada de especies en el mundo, donde lógicamente hay competencia por el alimento. En cambio Kropotkin escribe su “Apoyo Mutuo” (disponible en éste su blog), después de corretear pájaros en Siberia en donde hay pocas especies, relativamente más recursos disponibles y un entorno más agresivo.

Mi fascista interior les seleccionó los siguientes párrafos para que los lean y desarrollen la idea que me interesa antes de darles el documento completo:

” […] Kropotkin creó una dicotomía dentro de la noción general de lucha por la existencia, dos formas de significado opuesto: 1) organismo contra organismo de la misma especie para recursos limitados, lo que lleva a la competencia; y 2) organismo contra el ambiente, lo que lleva a la cooperación:

“Ningún naturalista dudará de que la idea de una lucha por la vida sostenida por la naturaleza orgánica es la mayor generalización de nuestro siglo. La vida es lucha; y en esta lucha los más aptos sobreviven. Pero las respuestas a las preguntas «¿con qué armas se realiza principalmente la lucha?» y «¿cuáles son los más aptos en la lucha?» diferirán mucho según la importancia que se conceda a los dos aspectos diferentes de la lucha: el directo, por el alimento y la seguridad entre individuos separados, y la lucha que Darwin describió como «metafórica»; la lucha con gran frecuencia colectiva, contra las circunstancias adversas.”

Darwin reconoció que existían ambas formas, pero su lealtad a Malthus y su visión de la naturaleza llena a rebosar de especies le llevó a destacar el aspecto competitivo. Después, los devotos menos refinados de Darwin exaltarían la interpretación competitiva hasta prácticamente la exclusividad, y asimismo la colmarían de un significado social y moral:

“Llegaron a concebir el mundo animal como un mundo de lucha perpetua entre individuos medio muertos de hambre, cada uno de ellos sediento de la sangre de los demás. Hicieron que la literatura moderna resonara con el grito de guerra de ¡ay de los vencidos!, como si se tratara de la última palabra de la biología moderna. Elevaron la lucha «despiadada» para las ventajas personales a la altura de un principio biológico al que el hombre debe someterse también, bajo la amenaza de sucumbir, de no ser así, en un mundo basado en el exterminio mutuo.””

Al final Gould como buen tibio (jejeje) dice que ambos tienen un poco de razón, y acusa a Kropotkin de cosas total y absolutamente ciertas para un científico, pero que carecen de relevancia para sociólogos y demás cucarachas. ¿Quién da más comida, el rigor científico o las ideas cooperativistas?

El artículo completo de Gould está (probablemente ilegalmente) reproducido en éste foro: http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=41&t=35125.

Anuncios
Posted in: Uncategorized