Sobre la vía democrática

Posted on marzo 7, 2008

1


Desde hace mucho tiempo he tenido un gran desprecio por la democracia, siento que está en mi cabeza desde que me acuerdo. Y no porque tenga inclinaciones dictatoriales absolutistas, simplemente se me hace un sistema regido por el conformismo y la resignación. Pero mi argumentación es bastante débil porque soy inculto e ignorante todavía.

Afortunadamente también soy jóven, tengo muchos libros y estudio en una buena universidad, así que estoy en camino a resolver ambas cuestiones. Por lo pronto confiaré en mis instintos y seguiré en búsqueda de alternativas no-horrendas a la democracia, porque su estudio francamente me deprime, no recuerdo tarea más titánica e insoportable que leer a Sartori (al más reciente) o atender una conferencia de Bovero.

Aunque a veces me encuentro con ciertas cuestiones que me hacen tenerle algo de respeto al sistema de organización política predilecto de los Bush y compañia. Como las declaraciones de uno de los guerrilleros muertos (me jode el neutro, pero no quiero comprometerme) el domingo en Ecuador, que hoy recoge Pedro Miguel en su columna del periódico oficial de los hippiescomerrata:

“[no hubo otro camino mas que la armas]cuando empezaron a matar a los compañeros que me acompañaban en unas luchas por meras reivindicaciones sociales*; entonces llegué a la conclusión de que en Colombia era más fácil organizar una guerrilla que una junta de acción comunal”

Pocos gobiernos latinoamericanos entienden (igual que yo hasta hace poco) que cuando las vías democráticas para la solución de conflictos se agotan, la gente toma medidas drásticas. Es uno de esos principios básicos del Liberalismo que lo que puede hacer la Sociedad Civil sola no debe hacerlo el gobierno, pero creo que hay algunos asuntos que en los países tercermundistas requieren apoyo e intervención, en la forma de facilitamiento/apoderamiento de derechos por parte de los ciudadanos comunes y corrientes. A menos que seamos suecos.

Así que la democracia puede tener por lo menos esa virtud, aunque sea en el plano teórico, porque si fuera funcional no estaría yo hablando de una declaración tan alarmante como la del guerrillero colombiano. Se lo concedo (a la democracia). Por el momento, hasta que averigüe otra manera.

* Nótese la razón mundana, bien intencionada, común y corriente que en otros países sería lo mínimo esperado por un ciudadano que ejerce sus derechos/obligaciones.

Anuncios
Posted in: Uncategorized