Perdiéndola

Posted on febrero 28, 2008

0


Mientras me acerco a la hora 14 de lectura casi ininterrupida de documentos constitucionales, me es necesario dejar este momento registrado para la posteridad:

Siendo exactamente las 8:57 de la noche y en el día más pesado de mi semana…

Hay una soprano cantando a todo pulmón alguna ópera desconocida a escasos 10 metros de mi área consagrada al monástico estudio.

Justo ahora lleno un huacal de jitomates.

Anuncios
Posted in: Uncategorized