Más allá de los Ramones 1: Black Randy

Posted on enero 28, 2008

0


Si todo continúa como va, y yo sigo teniendo tiempo libre, el objetivo de esta sección será presentarles figuras del punk que no son tan conocidas, pero que fueron anónimamente capitales para el desarrollo de este horrible género. Es cierto que los nombres más importantes son recitados con facilidad por cualquier canalla con conexión a internet, pero hay por ahí personajes medio oscuros a quienes debemos mucho y que han sido ensombrecidos por figuras más desmadrodas a lo… ese de los Sex Pistols que no me acuerdo cómo se llama. Les comparto lo que he encontrado vagando por ahí, no algo de asombrosa sabiduría.

Black Randy

blackrandy.jpg

 

Conocí la música de Black Randy cayendo en una de sus trampas humorísticas, al leer el título de su único álbum formal: “Pass the Dust, I Think I’m Bowie”. Imposible no darle una escuchada. Lo que encontré musicalmente es algo que ya otra persona describió bastante bien, y que por lo tanto no tengo más que citar:

“His cerebral and vicious humor, combined with his antagonistic actions and odd appearance meant in some ways that he wasn’t the kind of fascist/charismatic rock star figure around which legends build. He didn’t seem to embody some kind of ideal state to which to aspire towards. Black Randy was working against the rock star image the majority of artists cultivate- he bathed in the dregs of society without trying to ennoble them (like Lou Reed). He didn’t try to make a virtue out of weakness like punk rock traditionally did- he wasn’t the voice of the oppressed or an agent of the oppressor, but rather a howling, bitter laugh. He was a nihilistic satire of our collective vanity and ambition, and showed how the human desire for power is consuming and essentially always the same, whether it’s in the form of a bloated celebrity, hipster, African dictator, cultural icon or religious worshiper relying on God to provide.”

O sea un “paria” punk. Un outsider entre los outsiders. En resumen un puto asco. Murió de SIDA por heroinómano o promiscuo y era un “viejo” (36 años, un veterano para el punk) gordo y cábula que se dedicó a hacer documentales sobre la dura vida de los yanquis, puta(o)s, pimps y narcos de Los Angeles, y que nada más tuvo la genial idea de fundar la primera disquera de punk-rock en el sur de Estados Unidos. Entre otras cosas participó en una de esas películas clásicas de los 80, Ladies and Gentlemen, The Fabulous Stains en la que Laura Dern (leáse pseudomusa de David Lynch) y Diane Lane (leáse mami cuarentona) junto con otra chavilla, se embarcan en un viaje de autodescubrimiento punk al empezar su propia banda.

El poster:

ladies_and_gentlemen_the_fabulous_s.jpg

El video:

 

Podríamos decir que Black Randy fue el abuelito del Art-rock/punk, para quien le guste Art Brut, o las letras de Pulp, es una buena recomendación. El disco (vía www.eggcityradio.com):

Black Randy and the Metrosquad – Pass the Dust I think I’m Bowie (1979)

blackr_4.jpg

 

Cámara Black Randy.

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Uncategorized